Safari en Florencia

Florencia para niňos

Hoy os propongo un itinerario inusual, nos iremos de safari. ¡Safari en Florencia? Sí habéis oído bien. Esta ciudad cobija una fauna particular que no tiene nada que invidiar a ningún zoológico o jungla y como en cualquier hábitat hay que saber buscar. ¿Sabíais que en Bóboli vive una garza real? Sí sí, suele pasar el rato en la fuente de Neptuno y a veces incluso, ¡se posa sobre su horcón

La mayoría de los turistas pasean por el casco antiguo sin saber que hace varios siglos por aquí anduvo también una jirafa. Fue un regalo del Sultán de Egipto a Lorenzo el Magnífico. Cuando llegó a Florencia, todo el mundo se volvió loco porque jamás habían visto una antes. Muchos artistas también retrataron el estrafalario animal en varias pinturas. También hubo un hipopótamo, se llamaba Pippo y hoy su cuerpo embalsamado se aloja en el Museo de Historia Natural de La Specola

Florencia para niňos

En pasado se solía escoger animales para celebrar el poder de una familia o el carácter de un personaje: Cosme I de Medici tenía tortugas, su hijo Fernando abejas, el primo Alejandro un rinoceronte o como la familia Ricci que tenía en su escudo 7 erizos dorados.

Si damos una vuelta por la Plaza de la Señoría veremos un león. No te preocupe ¡este no muerde! Se llama Marzocco y lo esculpió nuestro Donatello. Entre sus patas de piedra tiene el escudo de Florencia. Su mirada es tan orgullosa que parece la de un caballero de verdad.

Si os gustan las aves tienes que ir al Bargello. Águilas, búhos, halcones y todo tipo pájaros decoraban el jardín de la villa de Castello, la favorita del gran duque Cosme I de Medici. Entre todos, mi favorito, sin duda es un pavo, pero no es uno cualquiera, éste es el primer pavo de la historia del arte. Con sus plumas rizadas parece que esté a punto de saltar.

Si os adentráis en las calles del casco antiguo no será difícil encontrar un jabalí. Todo el mundo lo llama “porcellino” porque es el protagonista de un cuento de Hans Christian Andersen. Dicen que puede expresar deseos y por esto hay que echarle una monedita en la boca. Pero ¡cuidado! acordaos de acariciarle el hocico porque dicen que si no puede morder.

Estos son solo algunos de los animales exóticos que viven o vivian en Florencia. Es un mundo variopinto para grandes y pequeños exploradores lleno de maravillas. ¡Qué esperas?¡Ven a descubrirlas!

    ¿TE GUSTARÍA VISITAR FLORENCIA CONMIGO?

    Conocernos mejor me ayudará a diseñar la experiencia perfecta para ti. ¿Cuántas
    personas seréis y de cuánto tiempo disponéis? ¿Qué lugar te gustaría visitar? ¿Tienes alguna necesidad en particular? Te enviaré mis propuestas de viaje sin coste alguno




    adminSafari en Florencia

    Related Posts